dokdo

Archivo y recursos

Dokdo, bella isla de Corea

Dokdo, la primera víctima de la usurpación japonesa en la península coreana

home > Archivo y recursos > Dokdo, la primera víctima de la usurpación japonesa en la península coreana > Dokdo, la primera víctima de la usurpación japonesa en la península coreana

print facebook twitter Share on Google+
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Tratado de Anexión Corea-Japón
(conservado en Kyujanggak)

Tratado de Anexión Corea-Japón (22 de agosto de 1910)

〔Traducción〕

Teniendo en consideración las relaciones especialmente estrechas entre las dos naciones y con el anhelo de promover el bien común de ambas partes a la vez de asegurar la paz permanente en el Este Asiático, Sus Majestades, los Emperadores de Corea y Japón, respectivamente, están convencidos de que estos objetivos podrán ser mejor alcanzados mediante la anexión de Corea al Imperio de Japón. Consecuentemente han resuelto celebrar un tratado para posibilitar dicha anexión y han designado a sus representantes plenipotenciarios a tal efecto. Por consiguiente, Su Majestad el Emperador de Corea ha nombrado al primer ministro Yi Wan-yong, y por su parte, Su Majestad el Emperador de Japón ha hecho lo propio designando al vizconde Terauchi Masatake, Residente General. Habiéndose reunido y deliberado, ambos representantes ha convenido en los siguientes artículos:

Artículo 1. Su Majestad el Emperador de Corea efectúa la absoluta y permanente cesión del poder sobre todo el territorio de Corea a su Majestad el Emperador de Japón.
Artículo 2. Su Majestad el Emperador de Japón accede a la cesión mencionada en el artículo precedente y consiente la total anexión de Corea al Imperio de Corea.
Artículo 3. Su Majestad el Emperador de Japón garantiza a sus Majestades el Emperador y el ex Emperador, respectivamente, así como a Su Alteza Imperial el Príncipe Heredero de Corea, sus consortes y herederos, seguir disfrutando de tales títulos, dignidad y honores respectivos a su jerarquía, y se compromete a concederles suficientes asignaciones a fin de que puedan mantener dicho estatus.
Artículo 4. Con respecto a los demás miembros de la Casa Imperial de Corea y sus herederos que no hayan sido mencionados en el artículo anterior, Su Majestad el Emperador de Japón se compromete a garantizarles sus respectivos honores y tratos además de asignarles los recursos económicos necesarios para el mantenimiento de dichos títulos.
Artículo 5. Su Majestad el Emperador de Japón otorgará títulos nobiliarios y gratificaciones monetarias a aquellos coreanos que presten servicios meritorios o sean merecedores de dichos reconocimientos especiales.
Artículo 6. El Gobierno de Japón asume absolutamente el gobierno y la administración de Corea como resultado de la anexión arriba detallada y se compromete a ofrecer cabal protección para las personas y los bienes de los coreanos que obedezcan las leyes en vigencia en las respectivas competencias jurídicas, así como promover su bienestar.
Artículo 7. En la medida en que las circunstancias lo permitan, el Gobierno de Japón destinará al servicio público del Imperio nipón en Corea a todos aquellos ciudadanos coreanos que respeten fielmente y de buena voluntad el nuevo régimen, siempre y cuando estén debidamente cualificados para tales cargos.
Artículo 8. Habiendo sido aprobado por Su Majestad el Emperador de Japón y Su Majestad el Emperador de Corea, el presente tratado entrará en vigor a partir de su fecha de promulgación.

En fe de lo cual, los dos plenipotenciarios firman el presente tratado y fijan sus respectivos sellos.

22 de agosto del cuarto año de Yunghui* (1910)

Yi Wan-yong, primer ministro (sello)

22 de agosto del cuadragésimo tercer año de Meiji (1910)

Vizconde Terauchi Masatake, Residente General (sello)


*Yunghui fue el nombre del periodo comprendido entre 1907 a 1910, durante el reinado del emperador Sunjong, último monarca del Imperio de Corea.

〔Texto original〕

Original Text